top of page

Bienestar Integral: modelo SPIRE

Estudiar el bienestar es una de las líneas de investigación de la Psicología Positiva. Sin embargo, esta corriente es mucho más nueva.


El modelo de bienestar SPIRE es una de las alternativas a las que se puede recurrir para lograr sentirse bien, desarrollado por el Dr. Tal Ben-Shahar.


Tal Ben-Shahar, junto con la Dra. Megan McDonough, fundaron el sitio Wholebeing Institute, y en uno de sus artículos, titulado “SPIRE Bienestar de la Persona Entera”, afirma que es muy fácil caer en la trampa de la salud, el bienestar y la felicidad. Dicha trampa consiste en pensar que, cuando se aborda una dimensión de la vida, todo lo demás se arregla.


Por ejemplo, algunas trampas pudiesen ser pensar que, al tener una dieta, se perdería peso y se estaría feliz con el cuerpo; que si un dolor desapareciera, la vida sería perfecta; que si se conectara con el alma gemela se viviría siempre feliz o si se tuviese un mejor empleo, la vida sería mejor.


El modelo de SPIRE es un enfoque que atiende cinco aspectos con los que se pretende llevar una vida más plena y feliz. Estos puntos son los siguientes:



  1. Bienestar espiritual: la vida espiritual hace referencia a la importancia de encontrar un propósito y un significado en la vida.

  2. Bienestar físico: se refiere a la conexión que existe entre la mente y el cuerpo y está asociado con la relación entre el estrés y el descanso. Shahar señala que: “Es necesario recuperarse mental y corporalmente, no importa cómo lo hagas, lo importante es que descanses”.

  3. Bienestar intelectual: para el cual se necesita una comprensión profunda sobre las cosas que se hacen, se ven y se leen. Sugiere leer textos, alimentar la curiosidad, visitar museos o lugares interesantes, realizar nuevas actividades y reconocer lo nuevo en la cotidianidad.

  4. Bienestar relacional: el predictor por excelencia de la felicidad no es el prestigio, el dinero, el éxito o los reconocimientos, sino el tiempo que se comparte con las personas que son importantes. También incluye la relación consigo mismo.

  5. Bienestar emocional: se deben cultivar relaciones placenteras como la serenidad, el gozo y la gratitud, aceptando las emociones dolorosas como parte del ser humano.


Estos niveles son los que conforman el acrónimo SPIRE (por sus iniciales en inglés) y que gozan de prestigio en la actualidad en diferentes instituciones y que ha impactado positivamente en muchas personas.


Lic. Raúl Reyes Salas

Con información de Psicoactiva.com y del Instituto del Bienestar Integral.

Comments


bottom of page