top of page

Hablando con niños y adolescentes sobre el acoso escolar



El acoso escolar, también conocido como bullying, es una forma de violencia repetitiva y agresiva que ocurre en el entorno escolar, ya sea en las escuelas, sus inmediaciones o en el ámbito digital. Se caracteriza por el comportamiento intimidatorio, cruel y deliberado por parte de un estudiante o un grupo de estudiantes hacia otro de sus compañeros, con la intención de hacerle daño, humillarlo o intimidarlo.


El acoso escolar puede manifestarse de diferentes formas, como acoso verbal, social o físico:


  • El acoso verbal incluye burlas, insultos o apodos despectivos.

  • El acoso social se refiere a excluir, marginar o difundir rumores sobre una persona.

  • El acoso físico incluye golpes o empujones.


Estas acciones pueden tener un impacto negativo significativo en la salud física y mental de la víctima, incluyendo disminución de la autoestima y confianza en sí mismo, ansiedad, depresión e incluso suicidio.

Para prevenir y atender el acoso escolar, es importante que las escuelas, padres, madres y toda la comunidad educativa trabajen en conjunto.


Consejos para prevenir el acoso escolar

  1. Explícale que lastimar o ser malo con otra persona a propósito y repetidamente a lo largo del tiempo es una forma de violencia.

  2. Usa un lenguaje apropiado para su edad y el nivel de desarrollo de cada niña, niño y adolescente.

  3. Habla con él o ella sobre los tipos de intimidación física, verbal o emocional. Aquí es bueno usar ejemplos para que entiendan cada uno y puedan reconocerlos.

  4. Fomenta la comunicación abierta y anímale a hablar si siente que sufre o ha sufrido una situación así. Hazle saber que esto no es su culpa y que no está solo o sola.

  5. Oriéntale sobre las formas de prevenir el acoso, por ejemplo, ser amable con los demás, no participar en burlas y ayudar a sus compañeros si están sufriendo bullying en el ámbito escolar. Explica también cuáles son las formas de buscar ayuda ya sea en casa o en la escuela.

  6. Enséñales a resolver conflictos de manera pacífica y constructiva. Ayúdalos a entender que la violencia no es la solución y que existen otras formas de resolver los conflictos, como la comunicación abierta y honesta.

  7. Hazles saber que el acoso escolar no está bien y que no deben hacerlo pues todas las personas deben ser tratadas con respeto.


Qué hacer si tu hijo o hija está sufriendo acoso

  • Habla con tu hijo o hija sobre lo que está sucediendo y cómo se siente.

  • Contacta a la escuela y pide que tomen medidas para detener el acoso.

  • Busca la ayuda de un profesional si es necesario.

Dialogar con un niño, niña o adolescente que acosa a sus compañeros es importante para poner fin a esta práctica. Esto no con el fin de criminalizarlos, sino para ayudarles a entender que sus acciones dañan profundamente a sus compañeros y para conocer su contexto, recordemos que muchas veces estos niños y niñas reproducen lo que viven, que son violentados o viven en contextos de violencia en donde sus derechos también están siendo afectados.


"Por un camino firme y seguro hacia un futuro pleno de realizaciones"


Referencias:


Comments


bottom of page