top of page

Propósitos de Año Nuevo. 2024



Al iniciar el año 2024 quiero poner a los pies de Dios mi propósito de año nuevo, mi docilidad para seguir sus inspiraciones en ayudar a poner a salvo lo más amado y valioso para Él...la familia; ayudar a las nuevas generaciones a aceptar a sus padres, a nunca rechazarlos, a aquellos que aún en la vejez extrema reflejan el amor de Dios.


El rechazo a Dios es consecuencia de la falta de Fe en Él y por ende desconocimiento de los sentimientos y pensamientos de gracia, amabilidad, humildad, mansedumbre, paciencia, respeto, sabiduría y alegría .


La presencia de Dios en nuestra vida, en el corazón, con fe, aunque a veces con ciertas limitaciones, nos da la paz y serenidad sana, de bendición y protección y ser así promotores  de genuina justicia que es el actuar y el ser hijos de Dios.


Cuando hay tristeza, desolación, sufrimiento y llanto, sólo la confianza y oración en Dios puede darnos la solución y respuesta a nuestras interrogantes; cuando todo está tranquilo es la muda oración y discreta sonrisa de gratitud la que ilumina nuestro rostro, sabemos que todo viene de lo alto, reconociendo nuestra pequeñez vemos la grandeza de ser hijos de Dios y ello nos anima y fortalece a perdonar toda ofensa pues nos damos cuenta que la vida terrenal es breve y es tesoro si se vive a plenitud en la libertad de los hijos de Dios, con la certeza de ese abrazo cálido y amoroso del Padre Celestial y de la amada María, concretado en la calidad amorosa de nuestra amada familia y sentir así los afectos y los efectos de nuestra vida espiritual, con causa y con cauce, con esperanza  y humanización en la caridad social, que se hacen presentes cuando hacemos el bien, cuando hacemos favores que están en nuestras manos hacer y nos ponen en Comunión con Él, que todo lo puede y lo sabe, que nos ama tanto y siempre nos quiere cerca, que nos libra de la sordera espiritual y nos ayuda a vivir en la templanza y prudencia, con la fortaleza que solo Él nos puede dar, viviendo de su Mano esta vida que nunca muere, manifestada en nuestra familia, en la paz y tranquilidad, en la estabilidad  emocional, psicológica y espiritual, con auténtica vocación e identidad humana y cristiana. 


Solo así podemos afrontar  los retos presentes y futuros de ese tesoro escondido que sólo se encuentra en la familia valiente, santa y sana que ya es reino de Dios e impulso divino para el Cielo. La familia siempre será testigo de la vida, verdad y camino desde aquí hasta la Patria Celestial.  La familia no puede vivir sujeta al azar, hay que conducirla como Proyecto de vida personal, familiar y profesional siempre al servicio del genuino amor, pues siempre es bendición de Dios.


Bendiciones a toda la familia de parte de Comunidad Educativa Jean Piaget.


Mtra. Victoria Griselda Salas Butrón

Directora General de Comunidad Educativa Jean Piaget


"Por un camino firme y seguro hacia un futuro pleno de realizaciones"

Comments


bottom of page